1 de febrero de 2016

Los odiosos ocho (Quentin Tarantino)

Los odiosos ocho
Cartel de esta gloriosa película
Si alguna vez hice en mi vida algún corto, si en alguna ocasión pergeñé un guión, seguro que tuvo el influjo del maestro Quentin Tarantino.

Pulp Fiction” es una de las pelis que más me han influido y siempre acudo a revisarla, al menos, una vez al año. Toda su filmografía me resulta intachable, hasta “Death Proof”, su capítulo de “Grindhouse” que muchos consideran una obra menor a mí me parece fabulosa. Quizás Tarantino no sea mi director de cine favorito, pero si tuviese que dar una lista de diez nombres (de directores de cine en activo), estoy completamente seguro de que él se encontraría en ella.

Es un director de cine enorme por diversas características que encuentro en todas sus películas: Los diálogos Tarantinianos, esas puestas en escena tan particulares, la violencia tan presente, su excepcional dirección de actores… Pero, sobre todo, por ese latente amor por el cine que percibo en cada una de sus películas, porque en cada película que veo, él me descubre algo nuevo, o me recuerda alguna legendaria peli. Tarantino nunca falla, y en su octava película tampoco lo ha hecho… Porque él es un genio del cine y, en esta ocasión, como en su anterior película, la genial  “Django desencadenado”, Tarantino homenajea el Western, o más bien, el espagueti-western.



Tim Roth Los Odiosos Ocho
Tim Roth interpreta al verdugo de Red Rock
Los Odiosos Ocho” (The Hateful Eight) viene a ser una adaptación libre de “Diez Negritos” de Agatha Christie. También viene a ser una suerte de Western con una acumulación de tensión que va in crescendo hasta llegar a ser insoportable, y que finaliza con un estallido de violencia brutal.  Creo que quizás es la película más gore del director norteamericano, y eso ya es decir…

Cuenta la historia de varios personajes que por diversos motivos acaban recalando en un lugar llamado la mercería de Minnie. Lugar donde estarán obligados a permanecer hasta que pase un temporal cuya terrible ventisca se encuentra omnipresente. Estos personajes guardan oscuros secretos, a cada cual peor que, a medida que avanza el metraje, se van desvelando con sangrientos resultados.

Como es costumbre en su filmografía, nos encontramos con una película coral donde no hay ningún personaje que destaque demasiado por encima de otros. Si bien, quizás sea Samuel L. Jackson, encarnando a una especie de Hercules Poirot un poco bestia,  quien lleve un poco la batuta de la historia. Por supuesto, absolutamente todos los personajes tienen su interés y la química que hay entre ellos (algo que Tarantino sabe hacer muy bien) es uno de los puntos más destacables de esta peli. Destaco por encima de todos esa relación entre el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) quien parece disfrutar con los brutales golpes que el cazarrecompensas le propina.
Jennifer Jason Leigh Los Odiosos ocho
Jennifer Jason Leigh es Daisy Domergue

“Los odiosos ocho” está dividida en capítulos que no tienen por qué estar ordenados cronológicamente. Este factor, tan común en todas las pelis de Tarantino, en esta ocasión ayuda a esclarecer de un modo magistral los hechos que acontecen en La Merceria de Minnie, el “acogedor” lugar en el que los odiosos ocho se quedarán atrapados por una tempestad y donde se va a desarrollar el 75% del metraje.

El elenco actoral se compone de:

  • Una mezcla de intérpretes habituales en la filmografía de Tarantino como Tim Roth, Kurt Russell, Michael Madsen o el antes mencionado Samuel L. Jackson.
  • Un gran actor o actriz que Tarantino rescata para volver a darle la gloria. Así ocurrió con John Travolta, Robert Forster, David Carradine y, en este caso, ocurre con la genial actriz Jennifer Jason Leigh, nominada al oscar a mejor actriz secundaria y que hace un papel soberbio como una bandida sin escrúpulos a quien parece que no siente dolor cuando la pegan.
  • El grupo de los ocho lo completan el genial y veterano actor Bruce Dern, el Mexicano Demian Bichir y el desconocido para mí Walton Goggins, de quien sé poco o nada.

El aspecto técnico de “Los Odiosos Ocho” raya lo sobresaliente. Nuevamente el genio Ennio Morricone vuelve a colaborar con Tarantino y crea una banda sonora magistral con un ritmo pausado (como el de la película) que es uno de los aspectos más destacables del filme. Esperemos que se lleve el Oscar en su categoría.

Gloriosos 70mm
El film se ha rodado en "gloriosos 70mm"
Otro gran aspecto, y por el cual incluso se ha promocionado la peli es por su filmación en “gloriosos 70 mm”. Aunque, lamentablemente, prácticamente no queden cines en España que puedan proyectar esta película en su formato original, la fotografía de Robert Richardson es una delicia, tanto en sus majestuosos planos de exteriores, como en esa atmósfera cargante y desasosegante de la mercería de Minnie y la diligencia. La fotografía también opta a los Oscar en su categoría.

Como reseña, destacar el magistral empleo del sonido destacando la omnipresencia del temporal, que cuando no se ve se escucha constantemente, esa puerta que, extrañamente,  sólo puede cerrarse con unos tablones de madera o el magistral momento en el que Tarantino se dirige a nosotros (el público) en calidad de narrador para explicarnos un hecho del que no nos habíamos percatado.

Samuel L. Jackson Los odiosos ocho
Samuel L.Jackson es el mayor Marquis Warren
En general, es un placer para la vista y para el oído poder disfrutar de una nueva obra maestra de este genial director que nunca decepciona. “Los Odiosos Ocho” es una joya de principio a fin y si hay algo negativo que achacarle, quizás sea un exceso de violencia en ciertos momentos que la hacen demasiado gore, pero esa violencia también es un sello de identidad de Tarantino.

Resumiendo, aunque estemos en enero, “Los Odiosos Ocho” es una de las mejores películas que vamos a poder disfrutar durante este año. Si tuviera que definirla con un solo adjetivo, diría que es gloriosa, como los 70 mm en los que está filmada. Una película recomendable para los amantes del espagueti-western, la buena fotografía, los grandes diálogos y el buen cine en general. Únicamente no se la recomendaría a estómagos sensibles a quienes no les guste la violencia, y aun así, si pudiesen hacer un esfuerzo, disfrutarían de una nueva obra maestra de uno de los genios del cine norteamericano de la actualidad. Únicamente espero que Tarantino no se quede sólo en diez películas como ha afirmado hace poco en los medios.